«El valor de los títulos oficiales se diluye», José Luis Ausin, Universidad Corporativa Naturgy

«Ahora se han sumado al sistema otras instituciones privadas, asociaciones y escuelas de negocios de conocimiento y contenido especifico, que han venido claramente a desplazar de ese papel predominante a las Universidades» , José Luis Ausin, responsable de la Universidad Corporativa en Naturgy


Adjetivar la Universidad de corporativa crea una nueva realidad que despierta enormes suspicacias en el entorno académico, pero también en el empresarial. José Luis Ausin, responsable de la Universidad Corporativa de Naturgy nos muestra esta realidad emergente cuya finalidad no es otra que, “contribuir con el desarrollo de la sociedad a través de la generación y transmisión del conocimiento, no solo a nivel teórico, sino con fines productivos” nos señala

Esta entrevista nos ofrece una visión precisa del valor que está adquiriendo el aprendizaje desde la perspectiva de una multinacional de energía. Nos invita a una reflexión sobre el cambiante papel de la formación tiene en las empresas y para las personas, y sobre como, en un mundo que no se corresponde con el existente hace apenas veinte años, también tendrán que cambiar las instituciones académicas.

¿Qué papel ocupan las universidades corporativas en el sistema de educación superior?

Las Universidades Corporativas ocupan un lugar nuclear en el espacio de aprendizaje. Son elementos esenciales, para los procesos de gestión del conocimiento, que no es más que la forma en que las organizaciones identifican y manejan la información que crean y comparten para la consecución de los objetivos empresariales.

Las Universidades Corporativas completan un espacio de aprendizaje, donde otros actores del sistema no llegan. Completan con formación continua y practica a todos sus integrantes. Con el surgimiento de la economía del conocimiento, la expansión y la notoriedad de las Universidades Corporativas es cada vez mayor, puesto que se centran en el aprendizaje de capacidades dinámicas, para enfrentarse a la volubilidad del entorno.

Las Universidades Corporativas completan un espacio de aprendizaje, donde otros actores del sistema no llegan

¿Pueden las universidades corporativas llegar a ser competencia de las universidades tradicionales y las escuelas de negocio? 

Los márgenes de actuación de cada una de estas instituciones están cada vez más difuminados y por ello, en la manera que cada una de ellas deje de dotar al sistema de su objetivo y valor esencial, será fagocitada o dejada de utilizar, por accesoria.

La Universidad tradicional, realiza una inversión de capital humano, en capacitación general, al conferir habilidades de periodicidad larga, transferibles y no limitadas a ninguna empresa en particular. Al ser comunes, las empresas obtienen esos conocimientos de cualquier miembro, mientras que la capacitación específica se inclina a habilidades para el proceso de producción y entorno característico de cada empresa y esa es la función de la Universidad Corporativa. Las escuelas de negocio por su parte, se centran en la practicidad de sus contenidos, vehiculados a través de las relaciones y del networking. 

Las Universidades Corporativas, están empezando asumir características de las otras dos instituciones. Además, a través de las Universidades Corporativas, al ser más agiles, son mucho más rápidas en asumir y modelar los valores y tendencias de la sociedad.

las Universidades Corporativas, al ser más agiles, son mucho más rápidas en asumir y modelar los valores y tendencias de la sociedad

¿Es posible formar profesionales sin la integración del aprendizaje en el lugar de trabajo?

No se si es posible, pero desde luego no seria completa. El único y verdadero proceso de aprendizaje relevante es el ejercido a través de la práctica. Si queremos aprovechar el talento de la manera mas transversal, necesitamos orientar los procesos y metodologías de aprendizaje a la práctica.

El debate entre las ventajas del aprendizaje síncrono/asíncrono, es un debate fútil, orientado tan solo a una visión mecanicista y propio de haber pasado una etapa reciente donde no era posible la combinación metodológica.  El verdadero debate se debería centrar, en si es posible desarrollar procesos y servicios a los demás, sin formación práctica y colaborativa.

Es necesario que las personas que se dedican a la confección de programas de aprendizaje cuenten con que la adquisición de conocimiento teórico sin posibilidad de implementación en casos reales y de verdadero interés por los negocios, están llamados al fracaso.

AGHM

¿Qué motiva a las empresas a convertirse en espacios de aprendizaje para estudiantes?

Junto a la necesidad perenne de estar siempre actualizado, la necesidad de incorporar talento en las organizaciones, hace que la empresa ponga a disposición del sistema todas sus herramientas para acoger y fidelizar el mejor talento de la sociedad. En este sentido, la Universidad Corporativa es una palanca estratégica y clave.

Dentro de las organizaciones existe un proceso de aprendizaje individual y colectivo, que es utilizado para crear ventajas competitivas sostenibles; para ello, debemos evaluar las capacidades de nuestras personas, para convertirlos en fuentes de conocimiento para que cada integrante sea un activo en el que reside el saber práctico. 

Las personas de cada compañía, necesitan aprender continuamente o se encontrarán varados en un entorno en constante cambio. Las organizaciones inteligentes se caracterizan por la búsqueda constante del conocimiento, que contribuya a aumentar la capacidad de alcanzar resultados.

Estos activos, además, tienen que ser difundibles y reutilizables, por lo que los procesos de digitalización se convierten en mecanismos y herramientas fundamentales, para los procesos de formación y desarrollo cultural corporativo.

Tener un ecosistema de aprendizaje activo, significa atraer al mejor talento posible y lo que es más importante: fidelizarlo, ya que las personas son más proclives a permanecer en una empresa que invierta en su aprendizaje y desarrollo.

El único y verdadero proceso de aprendizaje relevante es el ejercido a través de la práctica. Si queremos aprovechar el talento de la manera mas transversal, necesitamos orientar los procesos y metodologías de aprendizaje a la práctica

Hacer prácticas en la empresa es un factor cada vez más determinante en la empleabilidad de los egresados universitarios o de formación profesional. ¿Se están quedando atrás los centros educativos públicos en su relación con el mundo del trabajo?

Tiene mucha competencia, hasta hace muy poco los centros educativos públicos eran los mejores espacios para establecer protocolos e instrumentos de colaboración con las empresas para prácticas profesionales.  Ahora se han sumado al sistema otras instituciones privadas, asociaciones y escuelas de negocios de conocimiento y contenido especifico, que han venido claramente a desplazar de ese papel predominante a las Universidades y a las escuelas profesionales.

Para estas instituciones es necesario que recupere su papel de gobernanza y equilibre la necesidad de una coordinación para alinear contenido, tecnologías y procesos con el contexto y los valores organizacionales y de la Sociedad, con la flexibilidad necesaria para que recupere el papel de antaño.

Por otro lado, es necesario, incorporar a este ecosistema otros integrantes que se sumen en esta línea. Los docentes universitarios y de formación profesional, tienen que aumentar la experiencia de aprendizaje, introduciendo como vector principal el aprendizaje practico y colaborativo.

En medio, nos encontramos las unidades de RRHH que también debemos mantener el equilibrio organizacional, al examinar y supervisar lo que sucede con nuestras personas y con el entorno exterior. En este sentido, tenemos que recuperar la confianza en estas instituciones y fomentar una visión a largo plazo con la educación superior, en equilibrio con las diferentes culturas, lenguajes y sistemas 

El impacto de la pandemia en la educación superior se verá a largo plazo y por eso es necesario enriquecer el aprendizaje mixto y el acceso a la tecnología. Se debe poner a los estudiantes en el centro del sistema, para prepararlos mejor para el trabajo y para la vida, pero a la vez, les debemos exigir responsabilidad y sacrificio, haciéndoles saber el papel que representa el esfuerzo y la paciencia en cualquier proceso de aprendizaje significativo.

Los docentes universitarios y de formación profesional, tienen que aumentar la experiencia de aprendizaje, introduciendo como vector principal el aprendizaje practico y colaborativo

La sociedad del aprendizaje ha venido para quedarse. Ser un ciudadano activo y responsable y poder optar a trabajos cualificados está unido a la capacidad de seguir aprendiendo y desaprendiendo. ¿Qué lugar cree que le corresponde en este nuevo escenario a las universidades tradicionales?

Tienen un lugar critico y determinante. Las Universidades son los espacios donde se forjan de manera directa los profesionales y para ello los sistemas de calidad de la enseñanza superior deben ser excelsos. Debemos tener claro que el impacto de las tecnologías en el aprendizaje es muy relevante y por lo tanto debemos de acompañarnos de ellos. Pero también tenemos que ser conscientes que el uso poco racional de los mismos significaría, bajar la calidad de la enseñanza y eliminar ciertos valores trascendentales para el aprendizaje.

Las Universidades, deben ser espacios donde se preparen nuestros mejores profesionales. Los contenidos deben ser exigentes, las metodologías apropiadas y la exigencia máxima. La supervivencia, no solo de nuestra Universidad, sino de nuestro sistema, depende de la calidad de nuestro conocimiento aplicado, del flujo de información, de la transdisciplinariedad y de los recursos disponibles.

Cuando las organizaciones, estructuramos sistemas de formación propios en busca de la mejora de nuestras competencias, es porque somos conscientes, que el conocimiento es el recurso que más acrecienta el valor del negocio. La Universidad tradicional, debe ser el estímulo constante para preparar individuos y redes de conocimiento de gran calidad, que faciliten interacciones provechosas con el mundo profesional. 

Deben de formar parte de una cadena, porque mientras la educación superior tiene que profesionalizar al capital humano que se incorporará al medio productivo, la Universidad Corporativa tiene que sentar las bases de formación y desarrollo directo que necesita cada organización para mejorar la producción.

AGHM

¿Qué aporta la figura del Chief Learning Officer en relación a la tradicional dirección de formación?

Un cambio radical en los procesos. Un Chief Learning Officer tiene que ser una persona que se responsabilice de todas las iniciativas de aprendizaje de una organización. Su responsabilidad es sobre todo el ecosistema, por lo que ya no se trata de construir un modelo y hacer un seguimiento de este, sino que, de manera sistemática debe, por un lado, optimizar las nuevas habilidades adquiridas por los profesionales y por otro, tiene que estar atento al entorno y a la estrategia de su Compañía para poner en marcha nuevos conocimientos y habilidades para los futuros retos y cambios de rol.

No solo debe planificar acciones y programas a medio y largo plazo, sino que debe fabricar experiencias formativas que tengan una simbiosis con las posibilidades de desarrollo individuales de cada persona, al mismo tiempo que estén alineadas con las expectativas de crecimiento organizacionales.

El «Chief Learning Officer» debe fabricar experiencias formativas que tengan una simbiosis con las posibilidades de desarrollo individuales de cada persona, al mismo tiempo que estén alineadas con las expectativas de crecimiento organizacionales

En las últimas décadas los títulos oficiales, fundamentalmente universitarios, han perdido el monopolio de la acreditación de la competencia profesional para el acceso a la mayoría de los puestos cualificados en la empresa. ¿Qué valor tienen hoy en día los títulos oficiales en los procesos de selección?

Las referencias y certificaciones oficiales tienen, un valor de “calidad” importante, siempre y cuando se tenga claro que la entidad que proporciona las certificaciones y títulos oficiales ostenta en sus procesos de enseñanza la citada calidad.

Pero también es cierto que hay numerosas Instituciones y Centros de Enseñanza que, sin tener esos títulos o referencia oficiales, preparan a sus alumnos de manera adecuada y eficaz. Sería poco práctico, no incorporar a estas personas sin títulos oficiales a las compañías, por el mero hecho de no ostentar una acreditación oficial.

En este sentido el valor de estos títulos se diluye. Cada vez se da más valor a lo que se “sabe hacer” y no a la manera de como hayas adquirido ese conocimiento o habilidad.

Cada vez se da más valor a lo que se “sabe hacer” y no a la manera de como hayas adquirido ese conocimiento o habilidad

¿Cómo valora la relación entre la formación profesional y la universitaria?

La sociedad actual y el llamado entorno BANI, hace que la preponderancia de antaño de la universidad en el entorno académico y prestigio social se vaya corrigiendo hacia los procesos de formación profesional.

La formación profesional fue diseñada para satisfacer necesidades inmediatas, mientras que las carreras universitarias están diseñadas para preparar a profesionales en ámbitos más específicos que desarrollan beneficios a largo y medio plazo para la sociedad.

Nunca ha estado mas alejada la Universidad con la realidad profesional. La inmediatez lo invade todo y la aceleración en los cambios, no los cambios en sí, hace que la obsolescencia en los conocimientos sea tremenda. Los sistemas poco flexibles y permeables tenderán a desaparecer, también en el sector del aprendizaje. 

Los sistemas complejos deben de cohabitar para que en función de esa mutua reciprocidad puedan obtener los mejores beneficios. Si queremos construir ecosistemas de formación que aprenden y emprendan, tenemos que establecer puentes sólidos entre las distintas culturas académicas, empresariales y sociales. Debe de existir no competencia, sino alianza en torno a los sistemas de la Universidad tradicional y la Corporativa. 

La Universidad tradicional seguirá siendo la base de todos los procesos, mientras que la Universidad Corporativa otorga una formación continua, particular y estructurada sobre las personas que integran una plantilla, con el objetivo de que los resultados sean traducibles a hechos tangibles sobre la producción, la investigación, el desarrollo y la innovación de la empresa.

La sociedad actual y el llamado entorno BANI, hace que la preponderancia de antaño de la universidad en el entorno académico y prestigio social se vaya corrigiendo hacia los procesos de formación profesional

Cada vez hay más jóvenes que realizan sus estudios en universidades extranjeras, en especial anglosajonas. ¿Qué importancia tiene para la empleabilidad el haber estudiado en una universidad u otra? 

Como he comentado anteriormente, las experiencias significativas en un proceso de aprendizaje son claves. Por lo tanto, el desarrollo de habilidades y conocimientos fuera de un contexto habitual para una persona, le dota de una especial ventaja, pues se fomenta la interculturalidad y el desarrollo linguistico.

Aparte de los beneficios claros del aumento de la experiencia educativa global, la independencia y las habilidades lingüísticas, hay que sumar el desarrollo de habilidades y actitudes como: flexibilidad, comunicación, capacidad de relación, valentía… y esto, es consecuencia directa de estos procesos de aprendizaje en el extranjero.

Por ello el impacto curricular y su posterior valoración en el sistema de selección de una Compañía, es muy positiva.

Tenemos la misión desde las Universidades Corporativas de contribuir con el desarrollo de la sociedad a través de la generación y transmisión del conocimiento, no solo a nivel teórico, sino con fines productivos

Los objetivos de desarrollo sostenible se han integrado como un elemento esencial en la actividad de las empresas. ¿Cómo contribuyen las empresas a la educación, no sólo de sus trabajadores, sino también del conjunto de la sociedad?  

Poniendo a disposición de la sociedad de sistemas completos de transferencia del conocimiento, para “no dejar nadie atrás”. Las compañías tenemos la responsabilidad de transmitir de manera nítida los valores que desde los distintos ODS nos llegan. 

Tenemos la misión desde las Universidades Corporativas de contribuir con el desarrollo de la sociedad a través de la generación y transmisión del conocimiento, no solo a nivel teórico, sino con fines productivos.

Ponemos a disposición de nuestros partners y sociedad en general, plataformas de conocimiento y espacios para la transformación del individuo. La participación en foros, asociaciones, ferias, portales de empleo de manera sistemática, así como el fomento de la innovación en procesos de emprendimiento son claves, no solo para el aprendizaje en general sino para trasfundir los valores de la diversidad, equidad, salud integral, transformación, digitalización, sostenibilidad…


Entrevista Alfonso González Hermoso de Mendoza

Espacios de Educación Superior está dirigido a poner en contacto a las personas e instituciones interesadas en la sociedad del aprendizaje en Iberoamérica y España.