Los pilares de la ciencia abierta

La Comisión Europea planteó en 2016, en el documento Open innovation, Open Science, open to the world. A vision for Europe, la necesidad de generar espacios de ciencia e innovación abiertas, que faciliten y aceleren la conversión del conocimiento, generado en la investigación científica, en valor social y económico. En el año 2020, se presentó el informe final de la OSPP en el que se recogen los avances realizados en la aplicación de las recomendaciones establecidas sobre los ocho pilares de la ciencia abierta.

FERNANDO CASANI FERNÁNDEZ DE NAVARRETE


La Comisión Europea (CE), con el objetivo de impulsar políticas para mejorar la posición de la Unión Europea (UE) en la economía del conocimiento, planteó en 2016, en el documento Open innovation, Open Science, open to the world. A vision for Europe, la necesidad de generar espacios de ciencia e innovación abiertas, que faciliten y aceleren la conversión del conocimiento, generado en la investigación científica, en valor social y económico.

En este contexto, el movimiento de ciencia abierta representa una nueva forma de organizar el proceso científico basado en el trabajo colaborativo, aprovechando las nuevas herramientas digitales que lo permiten y lo facilitan. Para potenciar esta política de ciencia abierta, la Dirección General de Investigación e Innovación de la CE creó, en mayo de 2016, la Open Science Policy Platform (OSPP), un grupo asesor de alto nivel compuesto por 25 expertos representantes de los diferentes grupos de interés implicados (infraestructuras y plataformas de investigación, organismos de formulación de políticas, investigadores, bibliotecas de investigación, organizaciones de financiación de la investigación, sociedades científicas y academias, universidades y organizaciones que realizan investigación, editores y organizaciones de ciencia ciudadana y participación pública). 

Este grupo de la OSPP recogió en un primer documento el concepto de ciencia abierta como “una investigación académica que es colaborativa, transparente y reproducible y cuyos resultados están disponibles públicamente”. Asimismo, estableció una serie de recomendaciones para la implantación de la ciencia abierta en la UE agrupadas en ocho prioridades, que son las que se han recogido en el documento Open Science and its role in universities: a Roadmap for cultural change de la League of European Research Universities (LERU) como los ocho pilares para fomentar el cambio cultural necesario para la implantación de la ciencia abierta en las universidades. 

La ciencia abierta es “una investigación académica que es colaborativa, transparente y reproducible y cuyos resultados están disponibles públicamente

Entre las principales recomendaciones de la OSPP, en cada uno de estos pilares, para los financiadores, las instituciones de investigación y otros evaluadores de investigadores, podemos destacar las siguientes:

1. Recompensas e incentivos.

Como principio general para avanzar en el cambio de mentalidad de los investigadores, se destaca que es fundamental desarrollar activamente prácticas y rutinas de evaluación que otorguen una valoración adicional a las personas, grupos y proyectos que integren los principios de la ciencia abierta en su actividad de investigación.

2. Métricas de nueva generación (Altmetrics).

En este sentido, se propone que, en vez de utilizar el prestigio de las revistas y el factor de impacto, como los indicadores de calidad en las evaluaciones de investigadores individuales o de grupos de investigación, se utilicen una gama más amplia y personalizada de indicadores cuantitativos y cualitativos que premien la práctica de la investigación en abierto. 

3. El futuro de la comunicación académica

Todos los resultados de investigaciones financiadas con fondos públicos en Europa deben publicarse en abierto, de manera se que garantice tanto el acceso libre al texto completo como el derecho de extracción de datos de su contenido, teniendo en cuenta las especificidades de las diferentes disciplinas. Por su parte, todos los lugares utilizados para la publicación de los resultados deben proporcionar una información clara y accesible de sus políticas de ciencia abierta. 

4. La nube europea de ciencia abierta (EOSC).

El portal de la EOSC, que aspira a ser una infraestructura de gestión de datos de rango mundial, con conectividad de alta velocidad y con altas prestaciones para el proceso de datos de investigación, accesible a científicos, empresas y poderes públicos, es un proyecto puesto en marcha en 2018 con fondos del Horizonte 2020 y que se espera esté plenamente operativo a partir de 2026. 


5. Datos FAIR (Findable, Accesible, Interoperable and Reusable).

En esta plataforma EOSC, los datos deben cumplir las condiciones, recogidas bajo el acrónimo inglés FAIR, para que se puedan encontrar, acceder, interoperar y reutilizar libremente por los investigadores. Además, en los procesos de evaluación se deben valorar los datos en abierto, resultantes del trabajo de investigación, de manera similar a las publicaciones, métodos, códigos, etc.

6. Integridad de la investigación. 

Todas las organizaciones de investigación deben tener una política de integridad de la investigación, en la que se recojan la promoción de buenas prácticas en la actividad investigadora y procedimientos claros para tratar las denuncias de mala conducta, además de una descripción de las posibles sanciones para los casos probados de mala práctica.

7. Habilidades y formación

Las organizaciones de investigación deben trabajar para diseñar programas de capacitación adecuada en ciencia abierta, para todos los investigadores, gestores de investigación y estudiantes, que sean consistentes en todos los Estados miembros, y en los que se aborden temas como la alfabetización de datos, la ética y la integridad de la investigación.

 8. Ciencia ciudadana. 

En general, el concepto de ciencia ciudadana hace referencia a la participación de los ciudadanos en proyectos de investigación científica. Puede ser en el ámbito total del proyecto o en alguna de sus fases, como pueden ser la recogida de datos o el análisis de los resultados. Se recomienda que los proyectos de ciencia ciudadana financiados con fondos públicos apliquen activamente los principios de la ciencia abierta, incluida la apertura y la reutilización de todos los resultados de la investigación.

En el año 2020, se presentó el informe final de la OSPP en el que se recogen los avances realizados en la aplicación de las recomendaciones establecidas sobre los ocho pilares de la ciencia abierta, citadas anteriormente. En general la valoración que se hace es positiva, en el sentido de que se está pasando de la fase a planificación a la de implantación, aunque con un ritmo mucho más lento de lo que se preveía en un principio y con algunas diferencias de percepción entre los diferentes stakeholders que componen el grupo de trabajo.

la ciencia abierta no es el objetivo final, sino una parte de “un esfuerzo más amplio y sistémico para fomentar todas las prácticas y procesos que permitan la creación, contribución, descubrimiento y reutilización del conocimiento de la investigación de manera más confiable, efectiva y equitativa”

En el informe se destaca, sin embargo, que la ciencia abierta no es el objetivo final, sino una parte de “un esfuerzo más amplio y sistémico para fomentar todas las prácticas y procesos que permitan la creación, contribución, descubrimiento y reutilización del conocimiento de la investigación de manera más confiable, efectiva y equitativa”.


FERNANDO CASANI FERNÁNDEZ DE NAVARRETE Universidad Autónoma de Madrid, Director del Instituto Interuniversitario de Investigación INAECU (UAM-UC3M) info@inaecu.com

Twitter @UAM_Madrid

LICENCIA FOTOGRAFÍAS

Espacios de Educación Superior está dirigido a poner en contacto a las personas e instituciones interesadas en la sociedad del aprendizaje en Iberoamérica y España.