El doctorado; un viaje apasionante

Emiratos Árabes Joaquín Rodríguez

Algunos obstáculos comunes durante el doctorado son el síndrome del impostor, la frustración por que las cosas no salgan bien a la primera, el agobio de sentir que hay que trabajar en varias cosas en paralelo para avanzar al paso adecuado, el lidiar con críticas negativas hacia nuestro trabajo o el perfeccionismo que nos impide ser eficientes.

CLARA GARCÍA-GORRO


El doctorado puede ser un viaje apasionante en el que crezcamos como profesionales y como personas. Estos años de nuestra vida, sin duda, dejarán una huella.

Sin embargo, es un viaje que no está exento de obstáculos. Dependiendo del grupo de investigación en el que hagamos el doctorado, nuestra área de conocimiento, el país en el que vivamos, los recursos con los que contemos y el estilo de supervisión de nuestro director o directora, estos obstáculos serán más o menos difíciles de sortear.

Pero además de estos factores externos que no siempre están en nuestra mano cambiar, la mentalidad con la que nos enfrentemos a las dificultades será determinante en la experiencia que tengamos durante esta etapa.

Sin dejar de reconocer todos los factores que pueden jugar un papel importante, yo prefiero centrarme en aquello que sí que depende de nosotros, ya que es lo que podemos cambiar. Por supuesto, cada persona es diferente, pero hay patrones que se repiten y conviene identificarlos a tiempo para ponerles solución.

Algunos obstáculos comunes durante el doctorado son el síndrome del impostor, la frustración por que las cosas no salgan bien a la primera, el agobio de sentir que hay que trabajar en varias cosas en paralelo para avanzar al paso adecuado, el lidiar con críticas negativas hacia nuestro trabajo o el perfeccionismo que nos impide ser eficientes.

En mi guía rápida para sobrevivir el doctorado sobre gestión emocional hablo precisamente de todo esto. 

La introspección es el primer paso, ya que es poco probable que solucionemos un problema que no sabemos que existe. Para eso es importante parar antes de reaccionar en modo automático ante una situación que nos resulta estresante o difícil y hacernos las preguntas adecuadas. Entender qué estamos sintiendo y qué pensamientos hay detrás de esas emociones es fundamental para poder cambiar cómo nos enfrentamos a nuestros problemas. 

Frente al síndrome del impostor, podemos cultivar la mentalidad de crecimiento, la cual se contrapone a la mentalidad fija, que entiende la inteligencia y la habilidad como inherentes y estáticas. 

Para enfrentarnos al estrés de las dificultades inesperadas, ya sean experimentos fallidos, artículos rechazados o cambios en el plan de investigación, podemos aprender a tolerar la frustración. Saber que es normal que las cosas no salgan a la primera y aceptar que podemos equivocarnos nos puede ayudar a tomar esos baches de otra manera. 

Por supuesto, la hipercompetitividad en la carrera académica puede hacer muy difícil que relativicemos los problemas. Una respuesta común al estrés es trabajar más. Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que descansar es indispensable para trabajar de manera eficiente, tener ideas creativas y mantener el ritmo de trabajo a largo plazo. Más horas de trabajo no significa siempre más productividad.

Estos son algunos de los temas que trato tanto en la guía como en mi cuenta de Instagram @elviajedeldoctorado, donde doy consejos basados en mi experiencia.

También puedes apuntarte a mi lista de correo para recibir reflexiones y consejos para el doctorado en tu bandeja de entrada. 

Si estás haciendo el doctorado, espero que este artículo te inspire a hacer introspección y a compartir tus miedos y frustraciones con otras personas que estén haciendo el doctorado o hayan pasado por ello. Ver que no somos los únicos que experimentamos algo puede ayudarnos a sentirnos un poco menos solos. Feliz viaje. 


CLARA GARCÍA-GORRO

Bioquímica y Doctora en Neurociencia. Comunicadora científica en YouTube y podcast (@covalmentes). MSL en AbbVie.

Twitter @Cerebrotes @neuroclara

Espacios de Educación Superior está dirigido a poner en contacto a las personas e instituciones interesadas en la sociedad del aprendizaje en Iberoamérica y España.