Complementariedad no competencia. El reto de la integración

Hay tanto por hacer en términos cuantitativos y cualitativos que ni que tuviéramos 10 veces más presupuesto y que  trabajamos con la máxima capacidad, total eficiencia  y plena integración, sería suficiente para hacer todo lo que nuestras sociedades necesitan y requieren que se haga a nivel territorial, regional e internacional. 

TELÉMACO TALAVERA SILES


Integración Regional y la Internacionalización en la Educación Superior

En ocasión de la III Conferencia General de ENLACES que se realiza en la prestigiosa Universidad Nacional de San Luis (UNSL) en Argentina los días 7, 8 y 9 de mayo 2024, de la reunión del Consejo Ejecutivo de la UDUALC realizada en la prestigiosa Universidad Nacional de Colombia (UNAL) los días 18 y 19 de abril 2024, y de la CRES +5 realizada del 13 al 15 de marzo en Brasilia, considero oportuno hacer algunas reflexiones con las cuales legítimamente quienes lean este escrito pueden estar de acuerdo o en desacuerdo total o parcialmente.

En la Declaración de la histórica CRES 2008, se plantea de manera clara y precisa en el punto H sobre Integración Regional e Internacionalización que: “Es fundamental la construcción de un Espacio de Encuentro Latinoamericano y Caribeño de Educación Superior (ENLACES)” en los términos y puntos siguientes:

1.- Es fundamental la construcción de un Espacio de Encuentro Latinoamericano y Caribeño de Educación Superior (ENLACES), el cual debe formar parte de la agenda de los gobiernos y los organismos multilaterales de carácter regional

Es fundamental la construcción de un Espacio de Encuentro Latinoamericano y Caribeño de Educación Superior

Ello es básico para alcanzar niveles superiores que apunten a aspectos fundamentales de la integración regional:

a. La profundización de su dimensión cultural;

b. El desarrollo de fortalezas académicas que consoliden las perspectivas regionales ante los más acuciantes problemas mundiales;

c. El aprovechamiento de los recursos humanos para crear sinergias en escala regional;

d. La superación de brechas en la disponibilidad de conocimientos y capacidades profesionales y técnicas;

e. La consideración del saber desde el prisma del bienestar colectivo;

f. La creación de competencias para la conexión orgánica entre el conocimiento académico, el mundo de la producción, el trabajo y la vida social, con actitud humanista y responsabilidad intelectual.

Acciones Cruciales para la Transformación de la Educación Superior en América Latina y el Caribe

2.- En el marco de la consolidación del ENLACES, es necesario acometer:

a. La renovación de los sistemas educativos de la región, con el objeto de lograr una mejor y mayor compatibilidad entre programas, instituciones, modalidades y sistemas, integrando y articulando la diversidad cultural e institucional;

b. La articulación de los sistemas nacionales de información sobre Educación Superior de la región para propiciar, a través del Mapa de la Educación Superior en ALC (MESALC), el mutuo conocimiento entre los sistemas como base para la movilidad académica y como insumo para adecuadas políticas públicas e institucionales.

c. El fortalecimiento del proceso de convergencia de los sistemas de evaluación y acreditación nacionales y subregionales, con miras a disponer de estándares y procedimientos regionales de aseguramiento de la calidad de la Educación Superior y de la investigación para proyectar su función social y pública. Los procesos de acreditación regionales deben estar legitimados por la participación de las comunidades académicas, contar con la contribución de todos los sectores sociales y reivindicar que calidad es un concepto inseparable de la equidad y la pertinencia;

La renovación de los sistemas educativos de la región, con el objeto de lograr una mejor y mayor compatibilidad entre programas, instituciones, modalidades y sistemas

d. El mutuo reconocimiento de estudios, títulos y diplomas, sobre la base de garantías de calidad, así como la formulación de sistemas de créditos académicos comunes aceptados en toda la región. Los acuerdos sobre legibilidad, transparencia y reconocimiento de los títulos y diplomas resultan indispensables, así como la valoración de habilidades y competencias de los egresados y la certificación de estudios parciales; igualmente hay que dar seguimiento al proceso de conocimiento reciproco de los sistemas nacionales de postgrado, con énfasis en la calidad como un requisito para el reconocimiento de títulos y créditos otorgados en cada uno de los países de la región.

e. El fomento de la movilidad intraregional de estudiantes, investigadores, profesores y personal administrativo, incluso a través de la implementación de fondos específicos;

f. El emprendimiento de proyectos conjuntos de investigación y la creación de redes de investigación y docencia multiuniversitarias y pluridisciplinarias;

g. El establecimiento de instrumentos de comunicación para favorecer la circulación de la información y el aprendizaje;

h. El impulso a programas de educación a distancia compartidos, así como el apoyo a la creación de instituciones de carácter regional que combinen la educación virtual y la presencial;

i. El fortalecimiento del aprendizaje de lenguas de la región para favorecer una integración regional que incorpore como riqueza la diversidad cultural y el plurilingüismo.

Desafíos y Perspectivas Actuales en la Integración Regional de la Educación Superior

Todo lo anterior en “italic” es lo que expresa textualmente el punto H de la Declaración de la CRES 2008.

A como ustedes pueden ver, sin negar los avances, lo planteado, siguen siendo retos plenamente vigentes.

Hay muchísimos factores que afectan o limitan la integración regional:

Comenzando por el punto 1 que dice que: “debe formar parte de la agenda de los gobiernos y los organismos multilaterales de carácter regional”. La Educación Superior aún no forma parte de la agenda de los Gobiernos y los organismos multilaterales de carácter regional. Al menos no para fortalecerla y desarrollarla.

También hay un desencuentro (o limitada coordinación y articulación) entre muchos gobiernos y las instituciones de educación superior. Respetando la Autonomía Universitaria y el espacio que corresponde a las instituciones de gobierno, por el bien de la sociedad debería haber una permanente comunicación, coordinación y articulación respetuosa pero comprometida. Incluyendo articulación de todo el sistema educativo porque las universidades tienen mucho que pueden y deben hacer para fortalecer los otros subsistemas educativos y a su vez la calidad de los estudiantes que llegan a la educación superior (calidad de la “materia prima”) depende de la calidad de sus estudios precedentes en los otros subsistemas educativos. 

Lo que en la declaración de la CRES 2008 se le llamó Espacio de ENCUENTRO, ahora se le llama Espacio Latinoamericano y Caribeño de la Educación Superior.

La Educación Superior aún no forma parte de la agenda de los Gobiernos y los organismos multilaterales de carácter regional. Al menos no para fortalecerla y desarrollarla.

Sin haber contradicciones de fondo como si las hay con algunos gobiernos (y entre ciertos gobiernos) y algunos organismos regionales e internacionales, en lugar de haber un ENCUENTRO con una perspectiva de complementariedad, sinergia e integración solidaria se ha producido una COMPETENCIA, entre el Norte y el Sur de América Latina y el Caribe, entre una red y otra, entre un espacio y otro, y eso lo vivimos, solo como ejemplo, en la última Conferencia Mundial de Educación Superior realizada en Barcelona en mayo del 2022. 

Superando la Competencia de Logos y Fortaleciendo la Cooperación Mutua

Lo anterior no niega ni mucho menos la importancia del trabajo que cada red, asociación, consejo o institución realiza, sino la limitada capacidad de integrarnos. Y existen excelentes ejemplos de cooperación e integración en la región, pero siguen siendo acciones puntuales y aisladas. Y no me refiero a relacionarnos porque creo que sí existen muchas relaciones, tampoco se trata de que un espacio, red, asociación o consejo absorba, sustituya, minimice, etc. al otro sino de integrarnos, fortalecernos mutuamente porque hay tanto por hacer en términos cuantitativos y cualitativos que ni que tuviéramos 10 veces más presupuesto y que  trabajamos con la máxima capacidad, total eficiencia  y plena integración, sería suficiente para hacer todo lo que nuestras sociedades necesitan y requieren que se haga a nivel territorial, regional e internacional. 

No podemos olvidar (sino que por el contrario lo padecemos y vivimos todos los días a nivel de los trabajadores docentes, no docentes y estudiantes y de las instituciones) que tenemos porcentajes bajos de presupuestos pequeños y esto nos “obliga” aún más a apoyarnos mutuamente o complementarnos en lugar de competir para elevar nuestras capacidades individuales (intra) y colectivas (inter). 

Pienso que ha habido una preocupación por la “sostenibilidad”, lo que ha atentado en contra de la verdadera sostenibilidad y de la integración. Y más crítico aún, es que muchos que nos sentamos en un espacio, somos los mismos que nos sentamos en otro espacio, con otro logo, en otro país y en otro momento y en uno y otro lado nos ponemos de acuerdo en sustantivas declaraciones, pero que nos cuesta convertir esas declaraciones, esos deseos y legítimas aspiraciones, en verdaderas acciones, a como yo lo dije, al menos en cuanto a velocidad, profundidad y alcances se refiere.

No podemos olvidar que tenemos porcentajes bajos de presupuestos pequeños y esto nos “obliga” aún más a apoyarnos mutuamente o complementarnos en lugar de competir para elevar nuestras capacidades individuales y colectivas 

Mientras no superemos la lucha de “logos” debilitándonos mutuamente y contrario a ello nos fortalezcamos mutuamente complementándonos, apoyándonos (para que las partes y el todo seamos cada día mejores y más fuertes), no vamos a avanzar, al menos no a la velocidad y con la profundidad que se requiere, no vamos a hacer realidad los retos planteados en la Declaración que consensuamos en 2008 (CRES 2008) y que hemos reafirmado en 2018 (CRES 2018) y en 2024 (CRES +5). 

Mientras eso sucede, actores políticos, económicos y tecnológicos contrapuestos al carácter de Bien Público y Social, de Derecho Humano y Universal y de deber de los Estados de la Educación Superior, avanzan aceleradamente y sin esperar consenso ni pedir permiso a nadie. 

¿Universidad y sociedad?

Un término que yo mismo he usado y seguro hasta promovido muchas veces, pero que a mi criterio, ubica a la universidad como algo que no pertenece a la sociedad, como que la sociedad es una cosa y la universidad otra, mientras que la universidad es un medio que la sociedad utiliza para desarrollar sus capacidades humanas, científicas y tecnológicos para enfrentar sus desafíos, para superar sus problemas y desarrollar y aprovechar  saberes, conocimientos, tecnologías, habilidades y destrezas para avanzar hacia el desarrollo humano sostenible. 

La Universidad, a mi criterio, no es importante, es imprescindible, y tiene un verdadero poder transformador en la medida que trabaja de forma dinámica y sistemática desde y con la comunidad, haciendo reales los cambios desde lo local con una perspectiva global, potenciando la insustituible relación presencial personal con la irrenunciable y de gran valor e importancia relación, cooperación e intercambio virtual o híbrida. Practicando y promoviendo valores y el desarrollo de capacidades y habilidades a como lo plantea el Tercer Contrato Social de la Educación. 

A como lo expresaba recientemente en Roma, yo felicito y celebro a quienes han promovido el Voluntariado Universitario pero lo que ha sido una acción desarrollada por una pequeñísima fracción de la comunidad universitaria mundial, la que merece todo nuestro reconocimiento, debería de ser un compromiso de toda la comunidad universitaria, de los gobiernos y organismos regionales e internacionales. Esto como parte de la llamada Extensión Universitaria, que es subvalorada por una gran cantidad de agencias de acreditación y por los llamados rankings. Rankings con los que muchos estamos en desacuerdo, aunque celebremos y divulguemos sus resultados si nuestra institución o algún programa sale en una posición que nos conviene. 

La Universidad, a mi criterio, no es importante, es imprescindible, y tiene un verdadero poder transformador en la medida que trabaja de forma dinámica y sistemática desde y con la comunidad

Haciendo Propias las Luchas Sociales: Compromiso y Acción en la Educación Superior

Quiero repetir lo que tantas veces dije a mis estudiantes:

No apoyen la lucha contra el hambre, la pobreza, la marginación, el cambio climático, por la paz, etc. HAGANLA PROPIA, lo cual no significa ni como personas ni como instituciones hacer lo que a otros corresponde, pero sí hacer absolutamente todo lo que este a nuestro alcance para avanzar en la construcción de una sociedad mejor para todos y todas.

Siendo parte de la solución, no del problema:

– No utilizando nuestras limitaciones y problemas como excusas, o lo que hacemos bien (que es mucho y muy legítimo) como justificación para encubrir o no mejorar lo que podemos y debemos mejorar.

– Promoviendo la democracia y practicándola a lo interno de nuestras instituciones.

– Luchando y demandando con firmeza y determinación más recursos y mayor apoyo de los gobiernos, instituciones, empresas y organismos regionales e internacionales, pero haciendo cada día el uso más eficiente posible y absolutamente transparente de los recursos de que disponemos.

– Demandando estabilidad y más y mejores condiciones de trabajo y de vida para los trabajadores docentes y no docentes, pero también promoviendo cada día mayor calidad y eficiencia en el trabajo, conscientes de que el empleo que tenemos es un derecho, pero a su vez una responsabilidad para trabajar por millones que aun teniendo iguales o hasta mayores méritos que nosotros, están en el desempleo, en la pobreza y en la marginación. 

– Defendiendo el respeto al que como trabajares y seres humanos tenemos derecho y merecemos, pero también siendo ejemplo de respeto a toda persona de la comunidad universitaria o fuera de ella indistintamente su raza, color de su piel, origen, preferencia política, condición económica, ideología o credo, etc.

no hacer lo que a otros corresponde, pero sí hacer absolutamente todo lo que este a nuestro alcance para avanzar en la construcción de una sociedad mejor para todos y todas.

– Luchando por nuestra sostenibilidad y desarrollo, personal e institucional, pero no a costa de la verdadera sostenibilidad.

– Luchando contra la pobreza, pero no con la esperanza que nunca se termine para vivir de ella.

– Defendiendo la Autonomía Universitaria no como sinónimo de soberanía ni para hacer las cosas cuando se quiera y con  la calidad y eficiencia que sea, sino “como un derecho fundamental e imprescindible para el ejercicio de la libertad académica, la investigación, la docencia y la gobernabilidad democrática, que permita a las IES ejercer un papel crítico, propositivo y lícito frente a la sociedad, sin que existan límites impuestos de ningún tipo siendo ejemplo de respeto, compromiso social, gestión democrática y participativa, inclusión, equidad, unidad en la diversidad, multi e interculturalidad” a como lo estable el Manifiesto de KAIRÓS-EDUCACIÓN: “Educación Superior para un Futuro Mejor donde Nadie se quede Atrás”.

Hacia una Cooperación Solidaria y Sostenible en América Latina y el Caribe

A esto se suma que cada día se destinan más recursos para las armas y para la guerra mientras se reducen los presupuestos para los servicios públicos, para el cumplimiento de los ODS y de la Agenda 2030, para la educación, la ciencia, la tecnología y la innovación y que organismos como la UNESCO tengan raquíticos y condicionados presupuestos y que actúen  algunas veces como adversarios y detractores de la las instituciones y redes de la Educación Superior en lugar de promoverlos e impulsarlos, que hablen de inclusión pero siendo excluyentes, que hablen de participación pero simulando la participación, etc.

Y lo anterior lo hago refiriéndome a la única región del mundo que hace una conferencia regional de educación superior, previa a las conferencias mundiales. Lo hago por tanto refiriéndome a una región que tiene más posibilidades de darle un verdadero impulso a la integración y cooperación solidaria de la educación superior, ciencia, tecnología e innovación, para fortalecer, entre otras cosas, el carácter de bien público y social de la misma y su defensa ante los detractores o personas, gobiernos y/o organismos que tienen intereses opuestos a las del desarrollo humano con justicia social, equidad y sostenibilidad con el que están comprometidas las universidades. Desde una región que tiene más posibilidades de darle un impulso a la integración y cooperación Sur-Sur (incluyendo África y otras regiones del mundo) y Sur-Sur-Norte ó Norte-Sur-Sur. 


TELÉMACO TALAVERA SILES

Ha sido Rector de la Universidad Nacional Agraria, Presidente del Consejo Nacional de Universidades, Presidente de la Asociación de Consejos de Rectores Universitarios de Latinoamérica y el Caribe (ACRULAC) y en la actualidad es coordinador de Kairós

Espacios de Educación Superior está dirigido a poner en contacto a las personas e instituciones interesadas en la sociedad del aprendizaje en Iberoamérica y España.