Ana Crespo: «La universidad investiga y por eso es capaz de enseñar»


Ana Crespo (Santa Cruz de Tenerife, 1948) es doctora en Biología y Secretaria General de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de España. Durante su carrera ha combinado docencia, investigación y gestión política.

Salió de Tenerife con 17 años porque quería saber qué había más allá de la isla y así, su curiosidad fue su empuje desde joven. En Madrid se formó en la Universidad Complutense y se especializó en Botánica. «Me quedaba fascinada viendo el paisaje de Tenerife. Cuando llegué a Madrid, me fijé en el de la sierra de Guadarrama. Allí me di cuenta de que el liquen está en todas partes, lo cubre todo. En una isla o en una montaña». De hecho, Crespo ha ido dirigiendo su investigación y su carrera por distintos caminos a lo largo de estos años, pero como remarca, «lo único constante han sido los líquenes».

Cuando empiezas a notar que eres diferente, es cuando saltan las actitudes feministas

Siguió estudiando y formándose en la Universidad hasta que decidió dar el salto a la cátedra casi sin darse cuenta. Lo hizo por inercia. Es, de hecho, una de las primeras mujeres catedráticas de España. «Yo no me lo planteaba en aquel momento, solo sabía que las cosas que se empiezan, se acaban».

Por eso Crespo no considera que el feminismo sea innato. «Cuando empiezas a notar que eres diferente, es cuando saltan las actitudes feministas. No era cuestión de ser catedrática o no, era darse cuenta de que no tienes las condiciones necesarias para ser feliz, para combinar lo que puedes y lo que quieres».

En la Política aprendí a poner mi trabajo en contexto, a darle un sentido práctico a lo que hacía

Después, en la época de Felipe González, Crespo se adentró en la política. Allí aprendió a poner su trabajo en contexto y darle un sentido. Se ocupó de la Secretaría de Estado de Universidades y una vez más, aprendió a moverse en un mundo de hombres. Allí se encargó de modernizar la Universidad, de integrarla en el modelo europeo y de desarrollar un sistema de evaluación. Y gracias a ese recorrido, se dio cuenta de una de las claves de la Educación: las Universidades tienen que investigar, para poder enseñar.

Crespo es un ejemplo de ciencia, investigación y feminismo. Lo que más le impacta es la naturaleza, piensa que la investigación es un «lujo intelectual», y reconoce que en materia de feminismo todavía queda mucho por hacer. Su máxima es el aprendizaje constante.

Puedes ver todos los episodios del Programa Aprendices en nuestro canal de YouTube.

Puedes suscribirte al Programa aprendices y escuchar todos los episodios en nuestro canal de ivoox.

Espacios de Educación Superior está dirigido a poner en contacto a las personas e instituciones interesadas en la sociedad del aprendizaje en Iberoamérica y España.