Manifiesto ESdeES, «Una Universidad entre todos»

Facultad CC Información UCM AGHM

El Manifiesto «Una Universidad entre todos» está promovido por la Asociación Espacios de Educación Superior. Tiene su origen en las propuestas de actuación que surgieron en la Cocina Cívica «Students as Partners» celebrada el 9 de marzo en TeamLabs. Esta declaración pretende compartir y dar visibilidad a algunas de las ideas allí planteadas sobre el lugar del estudiantado universitario en la sociedad y en la propia universidad. Abrimos un periodo de un mes para recoger opiniones y propuestas que permitan mejorar el texto aquí presentado con el objetivo de posteriormente poder compartirlo con instituciones y colectivos implicados en la educación universitaria.


Presentación

Planteemos el problema: la escuela tradicional nos enseña a acatar un orden en el que participamos como oyentes, como auditorio mudo sin derecho a otra cosa que a la reproducción del contenido o los conocimientos que se tengan por necesarios, de manera que las disposiciones que se generan tienen que ver más con la apatía y el desinterés que con la implicación activa o el compromiso real. 

Esa inercia de desentendimiento y pasividad se arrastra hasta la educación superior. Cuando —si es que llegara a suceder— alguien solicita nuestra participación, con frecuencia ni siquiera sabemos cómo responder, porque rara vez desarrollamos el hábito necesario para hacerlo de manera cabal y consecuente. 

Resulta imprescindible, por eso, si es que queremos formar ciudadanos responsables, autónomos y activos, que el hábito de la corresponsabilidad y el reflejo de la implicación, se desarrollen desde el mismo momento que una persona comienza su vida escolar, más aún cuando se incorpora a una institución de educación superior. 

Por otro lado, la sociedad sigue evolucionando más allá del paso que marcan las instituciones educativas, creándose la paradoja de hacerse todavía más relevante un acceso democrático al conocimiento para alcanzar una sociedad libre, justa y sostenible. Vivimos un escenario que reclama un nuevo contrato entre las sociedades y las universidades, una propuesta que redefina sus funciones y reivindique su autonomía desde la fuerza emancipadora de la razón. 

La transformación sostenible y equitativa de las universidades es una necesidad democrática que afecta a toda la comunidad, y en la que es imprescindible la implicación activa del estudiantado. 

Por eso, nosotros, universitarios, proclamamos y reclamamos que:

  1. Las universidades no pueden ser, solamente, de las administraciones públicas que la sufragan, de los inversores que las sostengan, de sus órganos académicos de gobierno, de los consejos que la asesoren o controlen, de los profesores o del personal de administración y servicios que las gestionen. La universidad es, también y sobre todo, de su estudiantado.
  1. Convertir al estudiantado en el centro del aprendizaje, como tantos pedagogos reclaman, no es, solamente, un ejercicio pedagógico sino, también, un requerimiento organizativo. Codiseñar, codecidir y cocrear el futuro de la universidad, sus objetivos, es cosa de todos.
  1. Para hacer realidad el lema del estudiantado en el centro del aprendizaje son necesarios cambios a nivel institucional, curricular e instrumental: integrando a los alumnos en todos los procesos de decisión, rediseñando el currículum para que quepa la decisión consensuada sobre intereses y objetivos personales y dotando a todos de las herramientas necesarias para que se establezcan procedimientos de trabajo colaborativo y dinámicas de aula participativas.
  1. Será necesario que todos los agentes implicados en la vida universitaria cobren plena conciencia de que colocar al estudiantado en el centro entraña una profunda remodelación institucional que va más allá de eslóganes y comunicados, más allá de los comités consultivos y de la parca integración en los Consejos de Gobierno.
  1. El sentido de pertenencia, del que casi sólo se discute desde el punto de vista comercial, se fomenta mediante la corresponsabilidad y el compromiso compartido. Todo debería estar orientado a construir y reforzar los lazos de la responsabilidad participativa.
  1. El Next normal, la próxima o siguiente situación de normalidad académica, debería ser la de la implicación regular de los alumnos en todos los niveles institucionales y en todas las dinámicas académicas que atraviesan la universidad. Lo contrario, amparándose en la excusa del desconocimiento o del rigor académico, no son más que pretextos.
  1. Existe evidencia empírica acreditada sobre los frutos que el aprendizaje dirigido por el estudiantado tiene sobre sus resultados académicos y sobre su sentimiento de pertenencia. 
  1. Existe evidencia empírica contrastada sobre los beneficios del diseño del aprendizaje basado en los intereses de los alumnos, de manera que resulta ineludible incorporarlos en el momento del diseño curricular, del diseño instruccional.
  1. La principal vía por la cual la universidad interactúa con la sociedad es el estudiando. Los estudiantes son productores de conocimiento y en su labor llevan a los campus el sentir social y trasladan a la sociedad el saber y los valores del mundo académico.  La transformación de las universidades pasa por el cambio del papel del estudiantado. 

Trasládanos tus comentarios y propuestas en la dirección de correo: espacios@espaciosdeeducacionsuperior.es


Participa en II Encuesta del Observatorio ESdeES y gana un iPhone 15 plus o una Nintendo Switch

¿Qué opinan los estudiantes de la Universidad?https://www.espaciosdeeducacionsuperior.es/13/03/2024/ii-encuesta-experiencia-universitaria-2024-que-piensan-los-estudiantes-de-la-univesidad/


Firma el manifiesto

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.

Espacios de Educación Superior está dirigido a poner en contacto a las personas e instituciones interesadas en la sociedad del aprendizaje en Iberoamérica y España.