La tercera ola de datos abiertos

A pesar de que se generan y almacenan cantidades cada vez mayores de datos, la capacidad de reutilizar estos datos de manera productiva y responsable para estimular un cambio social positivo sigue atrofiada. La Tercera ola de datos abiertos no busca simplemente abrir los datos, sino hacerlo de una manera que se incremente el impacto de la reutilización

OPEN DATA POLICY LAB


¿Cuáles son los atributos de la emergente Tercera Ola de Datos Abiertos y cómo se distinguen de los que caracterizaron a las olas anteriores? En este artículo describimos cuatro elementos clave que parecen estar surgiendo en la Tercera Ola. 

Como se sugiere en el resumen de la Tabla 1, es importante reconocer que cada ola se basa en las anteriores en lugar de sustituirlas. Si se combinan adecuadamente, el efecto neto será́ acumulativo: una tendencia general hacia una mayor apertura y transparencia, y un mayor (re)uso de los datos para apoyar la transformación social. 

I. Publicar con propósito

Esperamos que la Tercera Ola adopte un enfoque mucho más orientado al suministro de datos que las olas anteriores; no se limitará a abrir los datos, sino que se centrará en su reutilización. La Tercera Ola prestará al menos tanta atención a la demanda como a la oferta de la ecuación de los datos, y se ocupará no sólo de los datos en sí, sino del contexto técnico, social, político y económico más amplio en el que se producen y consumen los datos. 

Cada oleada ha redefinido la naturaleza de la apertura y se ha basado en supuestos anteriores sobre cómo liberar conjuntos de datos previamente aislados para obtener el máximo impacto social. En la primera oleada, las leyes de acceso a la información pretendían abrir los datos del gobierno basándose en la doctrina de la necesidad de saber. El gobierno tenía la responsabilidad de responder a las solicitudes de datos procedentes de los ciudadanos relacionados con proyectos o áreas temáticas particulares. En la segunda ola, esta concepción de la apertura se amplió para incluir algunos datos del sector privado junto con los del gobierno. La apertura en esta oleada se basó en la doctrina del deber de compartir. En contraste con la naturaleza de las solicitudes de FOI, las organizaciones compartieron datos de forma preventiva con el objetivo de crear valor público a partir de activos previamente aislados. 

Entre los principales rasgos distintivos de esta oleada se encuentra un mayor esfuerzo por adecuar la oferta a la demanda y orientar los conjuntos de datos que se publican para lograr el máximo impacto social

La Tercera Ola tratará de ampliar estos entornos anteriores. Incluirá un espectro más amplio de apertura y tipos de datos. En particular, aumentará el alcance del trabajo con datos para incluir datos del sector privado. Entre los principales rasgos distintivos de esta oleada se encuentra un mayor esfuerzo por adecuar la oferta a la demanda y orientar los conjuntos de datos que se publican para lograr el máximo impacto social. 

page15image48987168

Construida en torno a la doctrina emergente de Publicar con Propósito, los participantes en nuestro Verano de Datos Abiertos argumentaron que la Tercera Ola comienza con la comprensión de que los recursos (ya sean financieros, técnicos o humanos) son limitados tanto para los proveedores de datos como para los receptores. Reconoce, como afirma Jaimie Boyd, directora de la Oficina Digital de la Columbia Británica, que las organizaciones no pueden limitarse a «bombear datos por el mero hecho de hacerlo y esperar que alguien los encuentre». Por el contrario, como describe Jean-Noé Landry, de Open North, los defensores de los datos pueden «documentar y ponerse en contacto con diferentes comunidades de usuarios para entender sus necesidades específicas de datos». 

Este enfoque basado en la demanda exige a los profesionales una reflexión crítica sobre lo que pretenden conseguir, para identificar lo que Matt Gee, de BrightHive, llama el «caso de uso dorado que alinea los intereses de todos». Theo Blackwell, jefe de la oficina digital de Londres, por ejemplo, ha destacado la importancia de las preguntas bien definidas y formuladas para permitir una reutilización de datos eficaz y con propósito. «La formulación de una pregunta sobre los datos es todo un arte», afirma. Puede marcar la diferencia entre abordar con éxito un reto importante o no hacerlo. 

En resumen, para maximizar el valor de los datos abiertos, los profesionales deben identificar los problemas u oportunidades que carecen de los datos necesarios, involucrar a los actores y comunidades que representan la demanda de esos datos y formular preguntas claras y eficaces para guiar el intercambio y la reutilización de datos. 

II. Fomentar las asociaciones y la colaboración en materia de datos

En la primera ola, el establecimiento de leyes, reglamentos e instituciones de la FOI hizo que los registros de los gobiernos nacionales y locales estuvieran disponibles a petición de un público (en gran parte) compuesto por periodistas, abogados y activistas. La Segunda Ola, propiciada por la llegada del código abierto y la era de la web 2.0, pidió ́ a los gobiernos que abrieran sus datos por defecto a los tecnólogos con sensibilidad cívica, las agencias gubernamentales y las empresas. 

Debido a la propia naturaleza de las iniciativas de datos abiertos, a menudo han atraído a profesionales especializados -abogados, vigilantes del buen gobierno, periodistas, ciudadanos, tecnólogos y científicos de datos dentro de las grandes empresas. Esta especialización tiene la innegable ventaja de canalizar los recursos electrónicos hacia personas y grupos con un conocimiento básico de las cuestiones relacionadas. Sin embargo, significa que los proyectos de datos abiertos han tenido un impacto limitado y a menudo no han logrado involucrar a la diversidad de actores que podrían crear valor público a partir de los datos puestos a su disposición. 

En nuestra concepción, la Tercera Ola tratará de ampliar el círculo de quienes participan en proyectos de datos abiertos y permitirá ́ una colaboración más directa entre los titulares de los datos y los usuarios de los mismos. Estas colaboraciones pueden forjarse con organizaciones comunitarias, ONG, pequeñas empresas, gobiernos locales y otros actores que tengan un amplio conocimiento de las condiciones sobre el terreno y puedan ayudar a traducir los datos y las perspectivas de los datos en un cambio significativo. Puede implicar la adopción de lo que Ania Calderón, directora ejecutiva de la Carta de Datos Abiertos, describe como un enfoque feminista de la producción y el uso de datos que se centra a las comunidades que tradicionalmente no han tenido poder. 

La tecnología está transformando las ciudades, sus servicios y sus espacios públicos. Es fundamental que los residentes sientan que entienden y tienen voz en ese cambio. Tenemos que subir el listón de la participación cívica cuando se trata de datos e innovaciones tecnológicas en nuestras comunidades

Denise Riedl, Jefa de Innovación de South Bend, Indiana

La reconceptualización de la noción de lo que constituye un «científico de datos» está en el centro de la ampliación del círculo. Como ha afirmado Amen Ra, del Instituto de Recursos Mundiales, los científicos de datos se consideran con demasiada frecuencia (y se ven a sí mismos) al margen de las estructuras sociales y de gobierno de una comunidad local. Los nuevos datos sugieren que la Tercera Ola tratará de integrar a los científicos de datos en procesos y formas de conocimiento más amplios. Por ejemplo, podría poner en contacto a los científicos de datos con los responsables de la toma de decisiones locales y los expertos en la materia que pueden contextualizar las ideas derivadas de los datos de una manera que recuerda al trabajo de contextualización basado en la comunidad de los antropólogos médicos. Como parte de este proceso, los científicos de datos pueden conectar con los ciudadanos y los grupos de ciudadanos, que desempeñan un papel igualmente vital en la incorporación de los conocimientos de los datos. Denise Riedl, Jefa de Innovación de South Bend, Indiana, y miembro del Instituto Benton, argumenta: 

«La tecnología está transformando las ciudades, sus servicios y sus espacios públicos. Es fundamental que los residentes sientan que entienden y tienen voz en ese cambio. Tenemos que subir el listón de la participación cívica cuando se trata de datos e innovaciones tecnológicas en nuestras comunidades.» 

Las colaboraciones de datos que ponen a los sectores público y privado al servicio de la resolución de problemas públicos también desempeñarán un papel fundamental en la Tercera Ola. Stephen Chacha, del Laboratorio de Datos de Tanzania, señala, por ejemplo, la capacidad de las colaboraciones de datos para mejorar la vida, apoyar la demanda de datos que existe sobre el terreno e informar sobre las políticas de los diversos actores comunitarios que trabajan con el laboratorio. Puede servir de base para mejorar los procesos básicos, así ́ como para alcanzar objetivos de desarrollo sostenible más amplios o para informar sobre la respuesta a COVID-19. 

Estos acuerdos ofrecen varios modelos nuevos de funcionamiento y gobernanza para la participación intersectorial, modelos en los que los actores trabajan juntos para identificar y utilizar datos privados que pueden aportar valor social. Por ejemplo, la organización sueca sin ánimo de lucro Flowminder utilizó datos de operadores de telecomunicaciones en Nepal para facilitar la entrega de ayuda tras el terremoto de 2015 en ese país. En Estados Unidos, los titulares de datos clínicos pueden compartir sus datos con el programa de acceso a datos abiertos de la Universidad de Yale que, a su vez, comparte la información con investigadores que buscan desarrollar nuevos medicamentos y tratamientos. BrightHive también ha dirigido un proyecto con Goodwill y Google.org. La relación despliega el staff y los recursos de Google para aumentar la capacidad de Goodwill de utilizar los datos para evaluar mejor el éxito de las organizaciones de Goodwill. El Explorador de Colaboraciones de Datos del GovLab contiene una lista de más de 200 ejemplos de colaboraciones de datos, y ofrece ejemplos del mundo real de diferentes tipos de colaboraciones. 

Los activos de datos del sector privado pueden ser fundamentales para colmar las lagunas de información. Theo Blackwell, director de la Oficina Digital de Londres, describe bien esta capacidad cuando señala que «los datos abiertos [del gobierno] por sí solos no cubren todo el universo de lo que hacemos», y que la fusión de los datos abiertos del gobierno con los del sector privado se ha vuelto cada vez más esencial para ayudar a la ciudad a prosperar. 

III. Avanzar en los datos abiertos a nivel subnacional 

Las oleadas anteriores demostraron cómo se podía aprovechar el potencial de los datos abiertos a nivel nacional e internacional. La concepción emergente de la Tercera Ola pone un mayor énfasis en la creación de capacidad de datos abiertos y en la satisfacción de la demanda de datos abiertos a nivel subnacional. Los datos que posee el sector público y otras instituciones en ciudades, municipios, estados y provincias son, por definición, más específicos y de menor alcance que los datos disponibles a nivel nacional o supranacional. Es más probable que los datos abiertos subnacionales se ajusten a las necesidades directas e inmediatas de los ciudadanos, y que los actores que representan la demanda de esos datos estén más cerca de las personas a las que pretenden beneficiar y estén más familiarizados con sus necesidades. 

Las ciudades, los municipios, los estados y las provincias abordan cada vez más las necesidades locales a través de los datos abiertos y la colaboración de datos. Sin embargo, a pesar de la indiscutible importancia (y el potencial) de los recursos de datos abiertos subnacionales, los actores locales también se encuentran con algunos obstáculos. Tyler Kleykamp, del Centro Beeck, destaca la cuestión fundamental de la capacidad de datos subnacionales, argumentando que «los jefes de datos son a menudo una sola persona en el gobierno de la ciudad tratando de abrir datos, compartir datos […] simplemente carecen de la capacidad de hacer [datos abiertos] de una manera muy reflexiva.» Rudi Borrmann, director adjunto de OGP Local, expresa sentimientos similares. «El desarrollo de capacidades dentro del gobierno, esa es una conversación que estamos viendo hoy acelerada por COVID. El futuro está aquí, pero las capacidades y los recursos no están distribuidos de manera uniforme», afirma. Esto es especialmente cierto en las ciudades más pequeñas o en las zonas rurales, que a menudo carecen de las capacidades técnicas y financieras para apoyar incluso un programa o equipo de datos abiertos. 

El desarrollo de capacidades dentro del gobierno, esa es una conversación que estamos viendo hoy acelerada por COVID. El futuro está aquí, pero las capacidades y los recursos no están distribuidos de manera uniforme

Rudi Borrmann

Además, todos estos factores -y otros- se combinan para crear una escasez de información a nivel local. A menudo, simplemente no se dispone de suficientes datos relevantes a nivel local (especialmente de calidad suficiente) para justificar e iniciar proyectos de datos abiertos que puedan dar lugar a un cambio significativo. Además, la particularidad y el énfasis regional de los proyectos electrónicos subnacionales hacen que a menudo se consideren limitados en cuanto a su alcance e impacto y, por consiguiente, tienen problemas para atraer financiación y otras formas de apoyo necesarias para ampliar los proyectos piloto. Como describe Denise Riedl Linn, de South Bend (Indiana), el ecosistema de datos de las ciudades pequeñas sigue evolucionando. Buscan el apoyo de otras ciudades y organizaciones filantrópicas, como What Works Cities de Bloomberg y la National Neighborhood Indicators Partnership, para desarrollar su capacidad en materia de datos. 

IV. Priorizar la responsabilidad y los derechos sobre los datos 

Por último, nuestras conversaciones e investigaciones sugieren que la Tercera Ola de Datos Abiertos adoptará un enfoque de responsabilidad por el diseño de las actividades de datos abiertos. 

A lo largo de nuestro trabajo, los profesionales de los datos hicieron hincapié en la necesidad de promover mejor la equidad, la responsabilidad y la transparencia en todas las etapas del ciclo de vida de los datos para gestionar los riesgos y maximizar el valor. Es importante destacar que esta labor no sólo implica preservar los derechos y las necesidades de los datos, sino también medir los beneficios frente a los riesgos. Los profesionales reconocieron los costes sociales asociados tanto a la actuación como a la no actuación. Aunque los defensores de los datos abiertos de las primeras oleadas reconocieron los riesgos para la privacidad personal, gran parte del enfoque era limitado y no preveía plenamente los riesgos en toda la cadena de valor de los datos. 

Por lo general, los profesionales no tuvieron en cuenta los riesgos relacionados, por ejemplo, con los posibles sesgos en el análisis y el uso de determinados conjuntos de datos abiertos o con la forma en que las iniciativas de datos abiertos podrían afectar negativamente a los derechos de personas y comunidades. La privacidad es, por supuesto, clave en cualquier proyecto de datos abiertos, pero la privacidad no existe en el vacío. Hay otros riesgos para el ecosistema de datos que deben ser considerados y protegidos junto con la privacidad (no excluyéndola). Además, existen asimetrías de poder en la forma en que se ponen a disposición los datos que pueden reforzar las desigualdades existentes. 

los profesionales de los datos hicieron hincapié en la necesidad de promover mejor la equidad, la responsabilidad y la transparencia en todas las etapas del ciclo de vida de los datos para gestionar los riesgos y maximizar el valor

En ocasiones, las organizaciones y los países pueden aducir la privacidad o la seguridad como razón para no compartir los datos (acaparamiento de datos), lo que agrava otros perjuicios. Por ejemplo, una empresa que se niega a proporcionar un acceso funcional a los datos en nombre de la privacidad puede estar simplemente perpetuando su propia propiedad monopolística y, en el proceso, exacerbando las desigualdades existentes, tanto en términos de acceso a los datos como en las disparidades socioeconómicas más amplias que a menudo se corresponden con las desigualdades de datos. Lawrence Kay, de Open Data Institute  escribe sobre cómo los sistemas cerrados dificultan la colaboración, empobrecen a la gente y hacen más difícil la innovación. 

Este acaparamiento de datos puede tener otros graves costes, especialmente en situaciones de crisis o de urgencia. La negativa a compartir datos en nombre de la privacidad puede poner en peligro vidas y medios de vida. Arturo Franco, de Mastercard, ha descrito cómo los Principios de Responsabilidad de Datos de su organización hacen hincapié́ en la necesidad de «poner [los datos] al servicio del interés público y lograr un impacto social» y dar a los consumidores el control sobre el uso que otros hacen de sus datos. Ania Calderón, de la Carta de Datos Abiertos, y Swee Leng Harris, del Grupo Luminate, se hacen eco de este sentimiento. Para Ania, es importante involucrar a la gente en cómo y cuándo las organizaciones utilizan sus datos porque «la gente puede sentirse cómoda con ciertos tipos de datos que se comparten para ciertos fines y no para otros». Swee Leng, por su parte, habla de la necesidad de que las organizaciones articulen el contexto en el que se produjeron los datos para poder tener «sistemas dignos de confianza». 

Las instituciones que poseen datos están mejor servidas si integran el comportamiento de protección de la privacidad en un marco de responsabilidad de datos más polifacético que busque identificar y actuar sobre las oportunidades y los riesgos a lo largo del ciclo de vida de los datos, desde su recogida hasta su procesamiento, análisis, intercambio y (re)uso. Es importante destacar que la concepción emergente de la Tercera Ola sugiere que los proveedores de datos pueden ser proactivos a la hora de evaluar las implicaciones éticas de la reutilización de datos, y tomar medidas para garantizar que los agentes externos no utilicen los datos de forma que puedan perjudicar a los interesados, tal como se indica en el próximo marco de ética de los datos del Gobierno británico. 


Este texto fue publicado por https://opendatapolicylab.org/ bajo el título original de Third wave of open data. How To Accelerate the Re-Use of Data for Public Interest Purposes While Ensuring Data Rightsand Community Flourishing. Traducción de Joaquín Rodríguez. Publicado bajo la licencia Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License

Espacios de Educación Superior está dirigido a poner en contacto a las personas e instituciones interesadas en la sociedad del aprendizaje en Iberoamérica y España.