Desafíos y Oportunidades en el Sector Universitario ante la Industria 4.0

Nuevos y emergentes formatos educativos tienen el potencial de adecuar e individualizar los caminos del aprendizaje: a un paso acelerado o menos acelerado; utilizando diversos canales y abriendo nuevas formas de aprender, en función del estudiante. Para ello, se necesita una visión clara a nivel institucional del cómo la transformación digital habilitará la innovación pedagógica y permitirá mejores resultados académicos a escala. Ultimadamente, y bajo el supuesto de un diseño centrado en el estudiante como vector, la integración de nuevas tecnologías debe concebirse como una estrategia de retención estudiantil en la educación superior.

ALEJANDRA GAITÁN BARRERA


El futuro de la educación superior es digital

“El futuro de la educación superior es digital”, un axioma que ningún experto en materia educativa se atrevería a refutar hoy en día . Sin embargo, paradójicamente, el supuesto que da lugar a este axioma ha sido poco explorado. Esto representa, sin duda, una brecha en la llamada “economía del conocimiento” (knowledge economy). La pregunta central que debería informar la toma de decisiones a nivel ejecutivo en el sector universitario es: ¿Qué resultados, a corto, mediano y largo plazo, se buscan obtener a través de una educación superior de carácter digital? Y, por ende, ¿Qué es una educación superior digital? ¿hacia dónde va orientada y direccionada ?

Los desafíos presentados por la pandemia COVID 19 propulsaron ya sea la llegada y el adentramiento o la rápida y deliberada madurez de una agenda institucional digital. Ejemplos abundan de nuevos e innovadores modelos de educación en línea , híbrida e híbrida flexible incluyendo al denominado HyFlex aun cuando los desafíos del acceso a la tecnología y la infraestructura de seguridad cibernética continúan representando profundos retos para las universidades en el “Sur Global”.

No obstante los éxitos alcanzados, la ausencia de un marco general y globalmente aceptado sobre las bases de la educación digital, ha conllevado a divergencias y discrepancias en material de calidad educativa , no sólo en el “Sur Global” sino también en países denominados industrializados. Hay quienes definen a la educación digital como el ofrecimiento de un curso o sus partes componentes en línea, ignorando que una educación digital se refiere a la integración de tecnologías como herramientas esenciales para el diseño, desarrollo, “testing iterativo” y entrega de una experiencia de aprendizaje fortalecida y optimizada.

La educación digital va más allá de ofrecer cursos en línea; implica la integración de tecnologías para fortalecer y optimizar la experiencia de aprendizaje

Más Allá de la Tecnología, una Transformación Universal y Personalizada

Es importante clarificar que el propósito de caminar hacia una educación superior digital es el de habilitar una experiencia de aprendizaje tangiblemente transformadora y universal para todo estudiante. En otras palabras, la educación superior digital no es un objetivo en sí si no una herramienta, entre muchas otras como lo son la innovación pedagógica y el nexo educación/investigación.

Es decir, el objetivo es alcanzar una educación superior personalizada , accesible , innovadora , inclusiva y óptimamente flexible para el nuevo paradigma económico parte de la Cuarta Transformación Digital o Industria 4.0 de la que somos ya parte.

En esta coyuntura, nuevas tecnologías como la analítica, la inteligencia artifi cial, la nanotecnología, el metaverso , cloud computing y el Internet of Things (IoT) entre otras revolucionan la totalidad de nuestras interacciones con el mundo del conocimiento; transforman nuestras aspiraciones de vida ; así como también nuestras expectativas como ciudadanos y consumidores en el actual sistema. Esto es tanto a nivel micro (individuo) como a meso (comunidad) y macro (sociedad).

el propósito de caminar hacia una educación superior digital es el de habilitar una experiencia de aprendizaje tangiblemente transformadora y universal para todo estudiante

En el epicentro de esta revolución s e encuentra la información (data), nuestro acceso a ella, su flujo y centralidad en nuestra toma de decisiones. A nivel global, junto con el sector salud y el ámbito de la logística y la cadena de suministro , la educación superior se encuentra ante un desafío histórico : la transformación digital DX por sus siglas en inglés.

Adaptación y Transformación en la Era de la Tecnología Emergente

Ésta puede conceptualizarse como el nuevo sine qua non si las universidades pretenden continuar amplificando su razón en el marco de la Industria 4.0 Es decir, bajo el contexto de una economía caracterizada por volatilidad, complejidad e incertidumbre en la cual el conocimiento se potencializa y evoluciona a un paso sin paralelo histórico.

En su reporte, The Future of Jobs 2023 el World Economic Forum (WEF) pronostica que aproximadamente el 85% de las organizaciones adoptarán nuevas tecnologías y expandirán su acceso a través de transformaciones digitales implementadas en los próximos cinco años. Esto, sin duda, conlleva a un cambio transformativo en el sector del conocimiento.

En concreto, comenzamos a vislumbrar cómo el conocimiento adquirido a través de la educación
superior hasta ahora se problematiza. En ciertos rubros y aspectos partes relevantes del conocimiento adquirido a lo largo de un grado académico carecen de la relevancia y la actualización requerida por el sector industrial debido al acelerado paso e incorporación de las nuevas tecnologías.

aproximadamente el 85% de las organizaciones adoptarán nuevas tecnologías y expandirán su acceso a través de transformaciones digitales implementadas en los próximos cinco años

Mientras carreras emergentes como environmental management, big data analytics, encryption, seguridad cibernética y biotecnología se vuelven más atractivas bajo este contexto, otras como abogacía/leyes son progresivamente absorbidas por las capacidades integradas en nuevos modelos, incluyendo la inteligencia artificial. Ejemplo de ello es la llegada y expansión de Blue J Legal.

Transformación Digital de la Educación Superior

Este cambio en la concepción global de lo que es el talento humano presenta un macro desafío en nuestra sociedad el cuál puede convertirse una oportunidad estratégica para el sector universitario, que debe posicionarse a la vanguardia de la transformación digital. Esto es de carácter imperativo para el sector ya que nuevos actores en la educación superior el denominado BigTech (Google, Microsoft, etc.) comienzan a ganar terreno y posicionarse competitivamente ante un mundo cada vez más incierto en materia de conocimiento y empleabilidad.

Ejemplos de ello son los certificados de Google, el aprendizaje vía LinkedIn. Otras formas incluyen las plataformas digitales como Coursera y edX, en dónde las universidades aún son actores centrales, pero bajo el ofrecimiento de nano y micro credenciales que permiten rápidamente adquirir y/o actualizar el conocimiento general, especializado o de nueva índole.

Ante esta coyuntura de cambio, desafortunadamente, es poco común encontrar estrategias y/o marcos estratégicos institucionales en material digital, que estipulen la visión digital y que vayan dela mano y alineados con estrategias institucionales de educación, investigación y capacitación a mediano y largo plazo. Sobre todo, es preocupante la falta común de marcos regulatorios a nivel regional y nacional . Es decir, marcos que impulsen, informen y establezcan los parámetros de una educación superior digital de calidad.

Las siguientes recomendaciones sintetizan una posible hoja de ruta hacia un futuro digital en nuestro sector.

Este cambio en la concepción global de lo que es el talento humano presenta un macro desafío en nuestra sociedad el cuál puede convertirse una oportunidad estratégica para el sector universitario, que debe posicionarse a la vanguardia de la transformación digital

Personalización de la Experiencia Académica

Como parte de una agenda equitativa y de accesibilidad en el sector, la tecnología digital permite el proveer de opciones educativas empoderantes a los cada vez más diversos grupos estudiantiles en la universidad contemporánea (edad, localidad, raza o etnia, situación financiera, neurodivergencia, responsabilidades familiares, etc.).

Nuevos y emergentes formatos educativos tienen el potencial de adecuar e individualizar los caminos del aprendizaje: a un paso acelerado o menos acelerado; utilizando diversos canales y abriendo nuevas formas de aprender, en función del estudiante. Para ello, se necesita una visión clara a nivel institucional del cómo la transformación digital habilitará la innovación pedagógica y permitirá mejores resultados académicos a escala. Ultimadamente, y bajo el supuesto de un diseño centrado en el estudiante como vector, la integración de nuevas tecnologías debe concebirse como una estrategia de retención estudiantil en la educación superior.

Una de las mejores prácticas en este ámbito es la Universidad de Exeter en el Reino Unido, a través de su Estrategia Digital 2030 , la cual habilita la visión y objetivos estratégicos institucionales hacia el 2030 experiencia estudiantil, oportunidad, personalización y eficiencia en operaciones. La estrategia diseña y mapea los caminos digitales, híbridos y físicos para ofrecer una experiencia de aprendizaje personalizada.

se necesita una visión clara a nivel institucional del cómo la transformación digital habilitará la innovación pedagógica y permitirá mejores resultados académicos

Esto es sin duda esencial en el marco de una economía cambiante y de flujo Otro ejemplo es la Universidad de Newcastle en Australia, a través de su Estrategia de Excelencia Digital , la cual conecta e integra a los dos ejes centrales de la educación superior, la educación e investigación con los servicios administrativos de apoyo y soporte universitario (admisiones, finanzas y cobro, marketing, tecnología , servicios estudiantiles, etc.).

Mediante un enfoque holístico, la estrategia moderniza las plataformas existentes para proveer de servicios eficientes tanto a estudiantes como a docentes (más sobre la docencia en la siguiente personalizando así la experiencia estudiantil y generando oportunidades de práctica profesional en un ecosistema virtual . De esta forma ampliando el aprendizaje.

Priorización de Inversión en Inteligencia Artificial y Tecnologías Inmersivas

En el sector global de la educación, la preocupación inicial en cuanto a los peligros inminentes de la Inteligencia Artificial generativa particularmente ChatGPT , en sus diferentes y mejoradas versiones 3.0, 3.5 y 4.0 se ha tornado en la búsqueda activa de oportunidades para integrar esta tecnología en el marco del aprendizaje.

Esto habla bien de la resiliencia que caracteriza al sector de la educación superior. Ejemplos incluyen a esfuerzos para integrar a la Inteligencia Artificial como herramienta fundamental para mejorar e innovar en la enseñanza , personalizar el aprendizaje , amplificar la capacidad docente y optimizar procesos administrativos como las admisiones y la gama de servicios de apoyo estudiantil.

De la mano de la Inteligencia Artificial está la inversión estratégica y la progresiva adopción de tecnologías para el aprendizaje inmersivo , a través de la realidad virtual y/o aumentada VR, AR por sus siglas en inglés). Una de las ventajas más destacadas del aprendizaje inmersivo a través de estas nuevas tecnologías es el despertar un aprendizaje lúdico, exploratorio, autónomo e incluso de juego.

la Inteligencia Artificial y las realidades virtuales deben conceptualizarse y ejecutarse como herramientas para habilitar el aprendizaje y no mecanismos de reemplazo del aprendizaje experiencial

Uno de los ejemplos más ambiciosos en este aspecto ha sido el de la Universidad Estatal de Arizona
en los Estados Unidos, con su llamado Dreamscape Learn. En colaboración con Dreams cape Learn, la universidad ha desarrollado y ejecutado una plataforma virtual para el aprendizaje en el área de introducción a la biología y las ciencias En 2022, la universidad reportó un 9% de mejora en el desempeño estudiantil mediante la integración de la realidad virtual en su curso de Introducción a la Biología , con tan sólo seis experiencias de 10 15 minutos a lo largo del semestre.

Por supuesto, la Inteligencia Artificial y las realidades virtuales deben conceptualizarse y ejecutarse como herramientas para habilitar el aprendizaje y no mecanismos de reemplazo del aprendizaje experiencial ya sea a través del aula o de experiencias profesionales. Es importante diferenciar entre ambos conceptos.


ALEJANDRA GAITÁN BARRERA

Doctora en Ciencias Políticas y Políticas Públicas por la Universidad de Griffith, Australia.

Ha ocupado puestos de alta dirección en materia de estrategia, transformación digital y business insights en el sector universitario australiano

Actualmente se desempeña como Senior Strategy & Transformation Manager en Macquarie University en Sídney

LinkedInMacquarie University | LinkedIn

Espacios de Educación Superior está dirigido a poner en contacto a las personas e instituciones interesadas en la sociedad del aprendizaje en Iberoamérica y España.