Adaptarse al nuevo alumnado

Los retos son una constante en la formación. Cualquier innovación, cualquier cambio en el mercado exige de nosotros un nuevo enfoque, una nueva metodología, sin menosprecio de las metodologías tradicionales que han demostrado su eficacia, o incluso nuevos contenidos en los ciclos de formación profesional que impartimos.

NIEVES GARCÍA BLANCO


El Espíritu y los Retos del Grupo Aspasia en la Formación Profesional

El Grupo Aspasia lo componen empresas líderes en formación con una gran experiencia en el sector. FP Aspasia ofrece formación en dieciséis familias profesionales distintas, desde ciclos de Grado básico a Grado Medio y Superior, tanto en modalidad a distancia como en presencial.

Formar profesionales y capacitarles para triunfar en el mundo laboral es un trabajo apasionante. No voy a decir que es un camino de rosas, en todo caso diré que ¡las rosas del camino también tienen sus espinas! Hay mucho trabajo detrás de cada pequeño logro, pero eso también hace que nos sintamos muy orgullosos de cada paso que damos.

Formar parte de un grupo como Aspasia tiene muchas ventajas, para empezar las numerosas sinergias que surgen: no sumamos fuerzas, ¡las multiplicamos!, mejorando así el rendimiento de cada una de las áreas en las que trabajamos.

Otro aspecto del que se beneficia el Grupo es la multiplicidad de talentos: para una misión concreta, siempre contamos con la persona idónea dentro del Grupo. Las personas que forman el capital humano reunido en torno a este proyecto se complementan, se ayudan y se potencian. O al menos es así como queremos que se viva el espíritu de empresa.

Es precisamente una visión compartida de la formación y los principios irrenunciables del Grupo Aspasia lo que nos define

Sin embargo, junto a las grandes ventajas, el tamaño del grupo también exige una constante labor de engranaje de cada una de las partes: no siempre se coincide en el análisis de una determinada cuestión ni se acierta a la primera.

Así y todo, los distintos elementos que conforman el Grupo se han ido acoplando a medida que nos tomamos el pulso y nos vamos conociendo. Cierto es que partimos de una visión común de la enseñanza y compartimos los mismos principios, de lo contrario no hubiera sido posible remar en la misma dirección. Es precisamente una visión compartida de la formación y los principios irrenunciables del Grupo Aspasia lo que nos define.

Principios irrenunciables

Trabajamos con personas, y somos muy conscientes de que ese es nuestro mayor activo. Docentes, alumnos y empresarios son las piezas clave de este proyecto que se llama Aspasia, por ello, la calidad de la enseñanza, el seguimiento individualizado del alumnado y la participación del empresariado constituyen nuestros principios irrenunciables.

La calidad de la enseñanza con todo lo que ello conlleva: oferta formativa, nivel de exigencia del profesorado, también en cuanto a su propia formación, y ambiente de aprendizaje; el seguimiento individualizado de los alumnos de cara a fomentar en ellos la autonomía y el liderazgo; y la participación de los empresarios en la formación de nuestros alumnos con vistas a impartir una formación lo más cercana posible a la realidad productiva y útil a la sociedad, capaz de hacer avanzar y crecer a las empresas.  

la calidad de la enseñanza, el seguimiento individualizado del alumnado y la participación del empresariado constituyen nuestros principios irrenunciables

Visión de la formación

El Grupo Aspasia engloba tanto la Formación para el Empleo como la Formación Profesional. En ambos casos, formamos profesionales para que se inserten en el mercado laboral.

Necesitamos conocer muy bien las necesidades de las empresas donde trabajarán nuestros alumnos en un futuro inmediato para llevar al aula los contenidos adecuados. Por supuesto que hay un currículum que respetar, pero nuestro deber como formadores nos exige ir un paso por delante y dotar a nuestros alumnos de las herramientas que les diferencien de otros candidatos y les hagan destacar por encima de la media.

Así pues, un ingrediente ineludible de la formación ha de ser la excelencia, enseñar lo mejor y de la mejor manera posible. Pero también la exigencia, exigir al alumno para sacar lo mejor de él. Ambos componentes requieren de un equipo docente volcado en el alumno y con una fuerte vocación.

Proyectos-colaboraciones

Podríamos definir la excelencia como la búsqueda de la perfección en el proceso de enseñanza-aprendizaje, algo que debe hacerse de manera continua, constante y perseverante, dado el carácter cambiante de los actores implicados en el proceso: alumnos, empresas y mercado laboral.

En aras de la excelencia, nos vemos inmersos en infinidad de proyectos y colaboraciones con empresas, siempre para ahondar en el temario de cada módulo profesional o hacer descubrir a los alumnos aspectos que no recoge el currículo oficial.  

Atención a los alumnos

Decía antes que la labor de los docentes es formar al alumno desde la exigencia, una exigencia que en absoluto está reñida con un trato personalizado, más bien al contrario: cuanto mejor se conoce a un alumno, más fácil resulta ayudarle en el proceso de aprendizaje y más fácil asignarle una empresa de prácticas en la que encaje y con la que congenie.

El interés genuino y sincero que muestran los profesores hacia los alumnos hace que estos se sientan valorados y por tanto más motivados en los estudios. De igual modo, los profesores velan por los intereses de las empresas, ofreciendo una formación adaptada a sus necesidades, para que puedan crecer y asegurar su futuro.

La empresa está muy presente en el proceso de enseñanza-aprendizaje y lo estará aún más con la nueva ley de Formación Profesional que prevé más horas de prácticas en empresa, ya incluso desde el primer curso. Una oportunidad más para cuidar a nuestras empresas y trabajar de forma más estrecha con ellas.

El interés genuino y sincero que muestran los profesores hacia los alumnos hace que estos se sientan valorados y por tanto más motivados en los estudios

Retos de la formación

Los retos son una constante en la formación. Cualquier innovación, cualquier cambio en el mercado exige de nosotros un nuevo enfoque, una nueva metodología, sin menosprecio de las metodologías tradicionales que han demostrado su eficacia, o incluso nuevos contenidos en los ciclos de formación profesional que impartimos.

Tampoco podemos acomodarnos en los ciclos que ya impartimos. Otra necesidad constante es ampliar la oferta formativa para abarcar otras áreas de conocimiento necesarias para acompañar los cambios en la sociedad. El curso que viene ofertamos, por ejemplo, diversos grados relacionados con la informática y las comunicaciones.

De igual modo, debemos adaptarnos al nuevo alumnado, a sus intereses, sus habilidades, sus formas de aprender, sus dificultades…

Estamos preparados para lo que está por venir, material, intelectual y anímicamente porque sabemos que nuestro esfuerzo será la medida del éxito. Un éxito que, en nuestro caso, se traduce en inserción laboral, ¡rozando el 90 %! Y un esfuerzo, ¡al que no le tenemos miedo!


NIEVES GARCÍA BLANCO

Directora del Centro CFP Temat Escuela Técnica y la línea de FP del Grupo ASPASIA

Espacios de Educación Superior está dirigido a poner en contacto a las personas e instituciones interesadas en la sociedad del aprendizaje en Iberoamérica y España.